Mary Halvorson es una guitarrista y compositora que vive en Brooklyn, Nueva York. Ella hace música que tiene una tendencia experimental y que no necesariamente encaja perfectamente en los géneros convencionales. Halvorson, uno de los guitarristas más solicitados de la ciudad de Nueva York, ha trabajado durante la última década con músicos tan diversos como Tim Berne, Anthony Braxton, Taylor Ho Bynum, John Dieterich, Trevor Dunn , Bill Frisell, Ingrid Laubrock, Jason Moran, Joe Morris, Tom Rainey, Jessica Pavone, Tomeka Reid, Marc Ribot y John Zorn. También está asociada con el viejo amigo de Audeze David Breskin, y ha trabajado en varios proyectos con él a la cabeza.


Aquí está nuestra entrevista con Mary:

Proporcione cualquier enlace preferido a su discografía, redes sociales, etc., que desee que compartamos:

Siempre me he alejado de las redes sociales... ¡Supongo que soy de la "vieja escuela" y quiero volver al lápiz y al papel! Esta página de músicos de Facebook es todo.

Y aquí hay un enlace a mi sitio web, así como un enlace a Bandcamp con mis grabaciones.

¿Puedes elegir algún favorito de tu trabajo del que estés particularmente orgulloso?

En 2018 lancé un álbum doble con mi nueva banda Chica de código. Es un proyecto de canción para el cual compuse toda la música y la letra. La siguiente grabación, Artless Falling, se lanzará en el otoño de 2020.

¿Cuál es el mejor lugar para que los nuevos en tu trabajo se familiaricen con lo que haces?Me considero ante todo un intérprete y, personalmente, siempre me gusta escuchar a los músicos en un contexto en vivo siempre que sea posible; por supuesto, dado el clima actual, eso simplemente no es posible. Diría que revisar mi banda Code Girl, mi disco de octetos Away With You y/o mi disco en solitario Meltframe daría una imagen bastante completa de lo que hago.
¿Cómo definiría su papel principal en la mayoría de los proyectos en los que trabaja?

¡El único punto en común indiscutible es que toco la guitarra! Sin embargo, a menudo es difícil precisar mi papel principal más allá de eso, porque hago muchas cosas diferentes como guitarrista. Tengo varios proyectos como líder, pero también formo parte de algunas bandas colaborativas, y trabajo bastante como acompañante: he pasado mucho tiempo tocando e interpretando la música de otras personas. Independientemente del contexto, valoro mucho la voz individual, la creatividad y superar los límites.

¿Cómo empezaste en la música?

Mi inspiración original para recoger la guitarra a los 11 años fue Jimi Hendrix. A partir de ahí, descubrí el jazz, que era el género principal que escuchaba y estudiaba mientras crecía, y del jazz pasé a todo tipo de música: experimental, todo tipo de rock, folk y música moderna.

¿Puede describir brevemente un momento de frustración de su trabajo anterior y lo que pudo haber hecho para superar los obstáculos? ¿Lo abordarías de manera diferente ahora?

Como músico, constantemente experimento obstáculos y frustraciones, y a menudo no se pueden resolver con un solo movimiento. Me tomó años superar el miedo escénico, por ejemplo. Y siendo zurdo, tengo que trabajar muy duro para poner mi mano derecha al día con mi instrumento. En retrospectiva, puedo decir que dedicar tiempo es muy importante y no desanimarse. Por lo general, no hay atajos, y si los hay, realmente no lo llevarán a ninguna parte. Solo tienes que seguir puliendo las cosas y ser paciente. Con la música, como con cualquier arte, es un proceso de toda la vida. Cuando era más joven, buscaba atajos con más frecuencia, en estos días no lo hago.

¿Hay algún equipo al que recurres más cuando trabajas en un proyecto? ¿Cuáles son algunas de tus herramientas/instrumentos favoritos recientemente?

Mis dos guitarras principales son una Premio Guild Artist de 1970, y una guitarra de viaje hecha a medida con un mástil removible construida por el brillante luthier Flip Scipio

Mi amplificador favorito es mi 1966 Fender Princeton Reverb. He estado usando un pedal Line Six Delay durante 20 años, y las cuerdas de guitarra Elixir son imprescindibles. Me encantan mis altavoces ProAc 100. Mi configuración y mi círculo de equipos son bastante simples.

¿Tiene alguna palabra de sabiduría para las personas que podrían aspirar a llegar a donde usted está en sus propias carreras?

No tengas prisa. Similar a lo que dije anteriormente, tómese su tiempo con las cosas y asegúrese de ser minucioso y reflexivo con todo lo que hace. En ese sentido: uno de mis consejos favoritos provino de un artículo que leí recientemente sobre el entrenador de los San Antonio Spurs, Gregg Popovich: No te saltes pasos, ten sentido del humor y supérate.

¿Cuánto tiempo llevas trabajando con auriculares y qué te inspiró a empezar a incluirlos en tu flujo de trabajo?

He trabajado con auriculares desde que tengo memoria. Para mí, es una experiencia auditiva única y una excelente manera de escuchar realmente los detalles sónicos minuciosos de una pieza musical. Para grabar, mezclar y masterizar es crucial, y también para el simple disfrute/placer. Viajo mucho, por lo que termino confiando en los auriculares a menudo. No siempre es posible reproducir música a todo volumen en un estéreo. Cuando descubrí los auriculares Audeze, me quedé impresionado por la variedad de detalles, la calidez y la imagen que ofrecen. Puedo confiar en lo que escucho y sé que puedo tomar decisiones sobre la mezcla y la grabación con confianza.

El Audeze LCD-X es el mejor par de auriculares que he tenido y el mejor par que he tenido. será dueño La imagen es perfecta y el sonido es tan rico y cálido. No se pierde ningún detalle y la claridad es increíble. Ya sea escuchando mis álbumes favoritos o usándolos para grabar en el estudio, rápidamente se han vuelto indispensables. Sin mencionar que son increíblemente cómodos. Normalmente, después de usar audífonos en un estudio, tengo dolor de cabeza después de aproximadamente una hora y mis anteojos se aprietan a los lados de mi cabeza; Estos los puedo usar todo el día con facilidad. ¡Muy recomendable!

.